Las invasiones en Cañón del Sumidero ponen en riesgo a la Capital de Chiapas

0

Cosme Vázquez /ASICh

Las invasiones en la reserva natural Parque Nacional Cañón del Sumidero impactan negativamente en la ciudad Capital de Chiapas y sus ciudadanos; al estar perdiendo nuestras áreas naturales protegidas ponemos en riesgo a Tuxtla Gutiérrez.

Toda vez que el Cañón del Sumidero y otras áreas naturales que rodean a la Ciudad son reguladores climáticos, reguladores hídricos,  fuentes de recursos económicos y de inspiración cultural, así como reservorios de biodiversidad.

De acuerdo a fuentes insitucionales, las áreas naturales protegidas federales y estatales constituyen el 25% del territorio de Tuxtla; el 16.48% corresponde al Parque Nacional Cañón del Sumidero

Por ello, al irse perdiendo esta área natural protegida, por las nueve invasiones que se tienen hasta ahora, se tiene un incremento de la temperatura. Según Conagua, hay evidencias de cambio de la temperatura de 1980 a 2010, periodo en que se registró un máxima promedio de 26 a 34 grados centígrados.

Sin embargo, este año ya hemos sentido todavía más el calentamiento en las últimas semanas, cuando se han registrado temperaturas promedios de 38 grados centígrados.

Asimismo, en los últimos años se ha notado el incremento de lluvias torrenciales en la Capital de Chiapas, y en la actual temporada de ciclones y huracanes en días anteriores esto ha sido evidente con cuantiosos daños materiales.

Los principales riesgos del municipio al cambio climático, según datos de Inegi, Conagua y Programa de Acción ante el Cambio Climático de Chiapas, al destruirse las áreas naturales se corre el riesgo de vulnerabilidad para los sectores agricola, pecuario, subsuelos, económico secundario y económico terciario.

También, el riesgo de peligro de incremento de enfermedades provocadas por golpe de calor, transmitidas por vectores y el incremento de la frecuencia de desastres por eventos hidrometeorológicos extremos.

En tanto, otros problemas que se agregan por la destrucción de áreas naturales en Tuxtla es de imagen negativa para el turismo, inseguridad en la región, comisión de otros delitos, asalto a la caseta del Cañón y mala imagen para el gobierno.

La situación actual son nueve invasiones en áreas naturales, donde se tiene afectación directa en 50 hectáreas y de manera indirecta por incendios, cacerías y saqueo de leña 80 hectáreas.

Hay 15 dirigentes que extorsionan a la gente con la venta de lotes. Ante la nula acción gubernamental, la sociedad creó el Frente de Defensa del Cañón del Sumidero. Organización no gubernamental y sociedad exigen restablecer el Estado de Derecho, en redes sociales hay mensajes adversos al gobierno y hay una mala imagen turística para el estado.

El riesgo de la inacción puede llevar a la ingobernabilidad, nuevas invasiones en otras áreas naturales o áreas forestales, predios privados y predios públicos, enfrentamiento entre invasores y colonos, mayor crítica al gobierno por redes sociales, pérdida forestal, mayor vulnerabilidad y riesgo ante cambio climático. ASICh

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.