La estrategia de AMLO para el 2024; y dar continuidad a la 4ta transformación

0

Enrique Quintana/ Coordenadas

Los resultados de las elecciones del 6 de junio han obligado al presidente López Obrador a ajustar su estrategia para dar continuidad a su proyecto después de 2024.

Si hubiera obtenido la mayoría calificada en la Cámara de Diputados, la forma de asegurar la permanencia de los cambios realizados por este gobierno hubiera sido a través de un conjunto de reformas constitucionales.

El presidente ya señaló tres reformas que tiene en mente. La primera es trasladar la Guardia Nacional al Ejército, con lo cual se aseguraría que la presencia de las Fuerzas Armadas en la seguridad pública pudiera tener un carácter permanente.

La segunda tiene que ver con preservar el mercado que hoy tiene la Comisión Federal de Electricidad y que representa el 54 por ciento de la demanda eléctrica del país.

La tercera con hacer ajustes a las reglas electorales del país, eliminando los diputados y senadores de representación proporcional y ajustando el costo del INE y los partidos.

Con esos tres cambios, el presidente considera que se puede dar continuidad a las transformaciones realizadas.

También ha mencionado, pero ya no lo propuso ahora, otras modificaciones constitucionales para eliminar algunos órganos autónomos, así como para dar permanencia al papel preponderante de Pemex en el mercado de hidrocarburos.

En la reunión que tuvo hace semana y media con el Consejo Mexicano de Negocios señaló que trataría de impulsar al menos las tres reformas que referimos, una por año, en el periodo que le resta. Sin embargo, también señaló que ve muy complicado que pueda reunir los votos para realizarlas.

AMLO sabe que la previsible composición de las cámaras del Congreso en 2024 puede hacer muy complicado lograr mayorías calificadas para revertir las reformas constitucionales que puedan realizarse ahora. Por ello, si ahora se lograban efectuar dichos cambios, sería muy difícil que fueran desechos en el futuro inmediato.

Al no poder efectuarlos, para dar continuidad al proyecto, no le queda otra que asegurar el triunfo, tanto presidencial como legislativo en las elecciones de 2024.

Para ello, se pondrá énfasis en las siguientes estrategias durante los próximos años.

1-Asegurar el poder regional de Morena y sus aliados.

Morena, el Partido Verde y el Partido Encuentro Social, tienen hoy -con los triunfos del pasado 6 de junio- 18 gubernaturas mientras que a la oposición ya solo le restan 14. El próximo año se renuevan seis gubernaturas más: Aguascalientes, Durango, Tamaulipas, Hidalgo, Quintana Roo y Oaxaca. Sobre la base de los resultados de las pasadas elecciones, Morena podría ganar en cuatro de esos seis estados, logrando acumular 22 gobiernos estatales al final del 2022. En 2023 las elecciones estatales serán en Coahuila y estado de México. Aún si perdiera las dos, podría llegar a la elección del 2024 con más de las dos terceras partes de los gobiernos estatales bajo su control, lo que sería la base de una operación electoral que aumentara la posibilidad del triunfo en la próxima elección presidencial.

2-Fracturar la alianza opositora.

El verdadero riesgo para Morena es que logre pactarse el respaldo del PAN, PRI, MC y PRD a un solo candidato a la presidencia. Lo primero que va a tratar de asegurarse es que MC continúe con la estrategia de presentarse individualmente y que encarezca a tal grado su participación en una alianza, que la haga inviable. Lo segundo es tratar de fracturar al PRI.

La relación estrecha del presidente con los gobernadores Murat y Del Mazo, así como con personajes como Rubén Moreira, tratará de ser empleada para fracturar al PRI y hacer muy difícil su permanencia en el bloque opositor. Sobre la base de los resultados previsibles en las elecciones estatales, el PRI podría llegar solamente con una o dos gubernaturas al 2024, así que no es imposible que evalúen una alianza con Morena para asegurar su viabilidad de mediano plazo.

3-Aprovechar la popularidad de AMLO para reposicionar a Morena.

La clave para ello será sacarle todo el jugo posible a la consulta por la revocación de mandato que presumiblemente se podría realizar en el mes de marzo de 2022.

Obviamente, nadie piensa que el resultado de esa consulta pueda ser vinculatorio pues requiere de la participación del 40 por ciento del padrón, lo que implica hoy cerca de 37 millones de personas. Sin embargo, la presencia de AMLO de nueva cuenta en las boletas va a dar un aliento adicional a Morena y le facilitará más triunfos en las elecciones estatales del próximo año.

Con el previsible respaldo obtenido en esa consulta, así no se reúnan los requisitos de ley para hacerla válida por tener una menor participación que la obligada, el presidente planteará el resultado en términos de un voto de confianza de la ciudadanía para que prosigan los cambios impulsados por este gobierno.

4-Construir la candidatura presidencial de Morena con el tiempo necesario.

AMLO sabe mejor que nadie que no se debe improvisar una candidatura presidencial, ni tampoco sacarse un prospecto de manga a última hora. Por eso está resultando tan crítico el caso de la Línea 12 del metro, ya que se están desgastando dos de los prospectos más claros para la candidatura del 2024, Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard. No es imposible que trate de endosar la responsabilidad del caso a Ebrard para que pueda salir Sheinbaum lo mejor librada posible. Pero si no lo logra, entonces tenga la certeza de que antes de que termine este año, se empezarán a definir nuevos prospectos. AMLO no va a dejar que pase más tiempo.

5-Usar la estrategia `tipo Anaya’ contra los candidatos opositores.

Así sea un solo candidato de la oposición unificada o varios, tenga la certeza de que el gobierno tratará de usar todos sus recursos, incluyendo la UIF o la Fiscalía, para desacreditar a quienes quieran contender. Es lo de menos que se trate de invenciones o de verdades a medias, lo verdaderamente importante es que logre pegarle a la imagen de cualquier prospecto para hacer que los votantes indecisos opten por el candidato de Morena.

Quizás haya más ingredientes en la estrategia para ganar el 2024, pero las anteriores serán de las más importantes.

Una consideración adicional es que, si con el desastre sanitario y económico que tuvimos, Morena y aliados consiguieron la mayoría absoluta en el Congreso, con tres años no tan malos hacia adelante, hay muchas posibilidades de refrendar el triunfo, ahora en la elección presidencial.     /elfinanciero.com.mx

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here