“Por dar servicio a pacientes COVID nos cerraron”: doctora pijijiapaneca

Personal de la COFEPRIS pidieron a los pacientes que estaban siendo atendidos en este lugar, que abandonaran el área y se trasladaran al Centro COVID más cercano (Tonalá)

0

Por Edmundo Flores/ recordchiapas.mx

Pijijiapan, Chiapas.- El día de ayer, 15 de julio del año en curso a través de una llamada telefónica a este medio de comunicación, la doctora Flor Marroquín, esposa del doctor Walter Chiu, dio a conocer su versión de los hechos en cuanto al cierre temporal de su clínica en el municipio de Pijijiapan; expresando que personal de la COFEPRIS les advirtió que “ya no podían atender pacientes con síntomas de COVID-19”.

A través de una llamada telefónica la Doctora Flor Marroquín, dio a conocer a este medio de comunicación que la clínica propiedad de su esposo el doctor Walter Chiu fue cerrada temporalmente y en ciertas áreas, por personal de la COFEPRIS el pasado 14 de julio de 2020 a las 5:30 de la tarde; esto, debido a que “estaban atendiendo a pacientes con COVID-19 y no debían de hacerlo”, mencionó.

Expresó que durante este operativo, los integrantes de la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios, pidieron a los pacientes que estaban siendo atendidos en este lugar, que abandonaran el área y se trasladaran al Centro COVID más cercano (Tonalá); sin embargo, estos respondieron que no podían hacerlo puesto que tenían conocimiento de que no tenían camas disponibles en tal centro y que preferían quedarse en donde estaban.

Por otro lado, dijo que como médicos su voluntad en este centro de trabajo era únicamente la de atender a todos los pacientes posibles y que estuviera en sus manos apoyar, sin ver por el ingreso económico; por lo que se sintieron extrañados con esta determinación de los representantes de la Comisión Federal Sanitaria.

Finalmente, destacó que con medidas así, obligan a los pacientes graves de este padecimiento respiratorio a buscar un espacio en cualquiera de los Centros COVID de Chiapas y en caso de no encontrarlo, a buscar un lugar en un sanatorio privado donde los precios por día oscilan entre los ocho mil y cien mil pesos, precisó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here